';
side-area-logo
 
Adaptabilidad, el desafío de cambiar.
Transformarse en empresas líquidas a través de las personas.

Hace unos días escribimos un articulo “Empresas líquidas y personas gaseosas: El desafío de nuevas estructuras organizativas”.

Lo “líquido” es la perfecta metáfora del estado actual de la sociedad, en la que los cambios son una constante y no podemos recuperar el estado anterior de las cosas de una manera sencilla.

El entorno ya ha cambiado, nos demos cuenta o no, queramos o no, la empresa por lo tanto ha de cambiar. Convicción o necesidad, da igual. El cambio es una realidad.

Por mucho mirar hacia dentro se nos ha olvidado mirar hacia afuera. El foco ha de estar en la adaptación de nuestros productos y servicios a nuestros clientes. Y el contacto directo con los clientes lo tienen nuestros trabajadores (front-line).

Por ello, vuelve, una vez más, a ser completamente indispensable la figura de los profesionales del desarrollo de personas. Si queremos tener organizaciones líquidas, necesitamos tener personas con competencias líquidas.

¿Cómo podemos conseguirlo?
Los empleados no deben ser meros ejecutores.
  • El foco de las personas que trabajan en nuestra empresa no puede estar puesto en la ejecución. El foco debe estar en el ¿cómo puedo mejorarlo?
Los indicadores de calidad y desempeño también cambian.
  • Necesitas que tus trabajadores estén orientados a que el cliente se lleve la mejor experiencia desde que entra en contacto con nuestro servicio (customer-focused). Su trabajo ya no es hacer bien su trabajo. La excelencia en su trabajo llegará cuando, además de realizarlo, aporten todas las medidas e ideas que se les ocurran para mejorar la experiencia de nuestros clientes. Y hay que estar ahí para escucharlos.
La comunicación
  • Si quieres algo, debes pedirlo. Y debes saber hacerlo bien. No hay otra. Si los empleados no son plenamente conscientes de lo que se espera de ellos. No se les ha definido cuáles son las expectativas con respecto a ellos. No tienen definidos indicadores observables para que entiendan qué es lo que se espera de ellos. Pensaran que están dando la respuesta adecuada y no van a cambiar su forma de actuar, porque sencillamente piensan que así está bien.
¿Saben los empleados lo que están haciendo cada uno de los otros?
  • No. La respuesta es no. Los empleados pueden compartir horas de café y no saber lo que están haciendo cada uno de ellos. No imaginan cuánto dinero y cuántos recursos están perdiendo. Cuántos caminos que ya habían sido allanados, siguen costándole esfuerzo al compañero de mesa de unos despachos más allá y ni siquiera lo saben.
Desarrollar competencias
  • Necesitas dotar a tus trabajadores de las competencias que los clientes y el mercado les van a pedir antes que les sean imprescindibles para sobrevivir en él (learning-focused). Ya sabes que nuestro mercado laboral es, cada día más, volátil, incierto, complejo y ambiguo. Con semejante grado de complejidad, o las personas de tu empresa tienen desarrolladas las competencias que más necesitan para hacer frente a sus tareas y la persecución de la mejora continua, o no van a ser capaces. Necesitas que estas competencias brillen y destaquen de una manera muy clara por encima del resto en las fases de atracción e incorporación de talento a tu empresa. Huye de cualquier pista que te haga ver que la persona se siente cómoda con el “toda la vida se ha hecho así”. Una vez más, poner el foco en lo que ocurre fuera, en lo que les pasa a tus clientes te dará muchas pistas. ¿Qué me está pidiendo el cliente? ¿Qué necesita? Recuerda todo lo que tuvimos que poner en marcha cuando empezaron a querer comprar desde casa, o cuando resulta que ya no conocían nuestra marca por la televisión si no que lo hacían por las redes sociales. Anticípate a sus necesidades y prepara a los empleados para ello.
Escucha activa.
  • La respuesta a la mejora de todos los procesos de tu organización la tienes mucho más cerca de lo que crees. En muchas ocasiones, está en los propios empleados. Pero recuerda el proceso: si los empleados no tienen claro qué hacer (objetivo), que se espera de ellos (expectativas) y no sienten que tienen responsabilidad en la mejora de las tareas que llevan a cabo (acción), mirarán para otro lado cuando vean que algo no va del todo bien. Nunca dejes que los colaboradores se digan a sí mismos… ¿Para qué? Si total es inútil lo que diga…
Empoderar a los empleados
  • Y no se me ocurre mejor manera que a través de otorgar responsabilidad. Los empleados buscarán una y otra la vez la manera de hacerlo mejor cuando se les otorga responsabilidad, entendida como capacidad para dar respuesta a los problemas con los que se encuentran. Cuando los escuchas y cuando sus acciones tienen consecuencias. Luego funcionará o no. Pero la actitud por la mejora y por el cambio para mejorar ya estará instaurada. Y los resultados comenzarán a ser mucho mejores.
Feedback permanente
  • No pretenderás que propongan mejoras y soluciones si luego no obtienen respuesta (positiva o negativa de aquello que han propuesto). La actitud triunfadora entre los empleados de una organización ha de ser aquella que promueva el movimiento constante hacia la mejora y hacia la satisfacción del cliente. Y deben tener respuesta para poder seguir avanzando en esta dirección.
Configurar la empresa para hacer del cambio la zona de confort
  • Habitualmente hemos entendido el cambio como esa pequeña revolución necesaria para pasar de un estado a otro de nuestra empresa. Un cambio vital en el software de gestión. La apertura de una nueva línea de negocio. Un cambio en los procesos de producción para obtener una certificación. Tanto es así que hemos aprendido a hablar de “gestión del cambio” y, por tanto, de la “resistencia al cambio”. Las cosas han cambiado. El cambio ya no es esa amenaza que ocurre cada ciertos años cuando se ilumina la bombilla a la gente de la planta noble de la empresa. El cambio es un estado, una oportunidad para la mejora y para ser capaz de convertirnos en una estructura capaz de mutar y adaptarnos al entorno como nadie, como ninguno, para sobrevivir y crecer. Transmite este mensaje, grábatelo a fuego en tu hoja de ruta.

Vivir en el cambio es entender que todo está en constante revisión y, por tanto, es susceptible de mejora. Y como siempre, todo arranca y termina en las personas. Tenemos que ayudar a entender que el cambio es su zona de confort, su mejor aliado para crecer y ser indispensables en sus organizaciones.

Fuente: 9-ideas-para-tener-organizaciones-mas-liquidas – https://www.sintetia.com

 

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
Share
Tagged in
Leave a reply