Según la Unesco, actualmente unos 500 millones de estudiantes, desde educación infantil a la educación secundaria superior, carecen de acceso a ningún aprendizaje remoto. Y es que, como apunta Luis

Share