Diseñar un plan estratégico siempre es un “dolor de cabeza”. Y no es para menos, ya que ha de contener los ingredientes que deben conducirla al éxito… o al fracaso,

Share