Vivimos en un mundo interconectado en el que la línea entre lo local y lo global cada vez es más difusa. Un horizonte que, además, en un entorno económico y

Share