En la Navidad de 2020 prácticamente todas las cenas de empresa se suspendieron para evitar los contagios de la COVID-19. El efecto rebote ha supuesto la reserva completa para este

Share