Las compañías tecnológicas son las grandes depositarias de nuestros datos más personales. Transacciones, comunicaciones a través de redes sociales, consultas en buscadores… todo está almacenado en enormes infraestructuras de datos

Share