La nueva Ley de Teletrabajo ha convertido en texto legal de obligado cumplimiento lo que ya dictaba el sentido común: el irrenunciable y necesario derecho al descanso de los trabajadores.

Share