Los empleados difíciles podrían ser la parte más irritante del trabajo de un gerente. El primer impulso de un supervisor puede ser de suspender inmediatamente a la “gente del problema”. Sin

Share