Las empresas invierten millones de euros en actualizar sus sistemas de información para adaptarse a la economía digital y los pasos se parecen más a los de un Goliat anclado

Share