Seguramente recuerdes algún nuevo jefe que se incorporó en tu empresa con grandes ilusiones y lleno de energía, pero que con la presión del cambio y justo en los primeros

Share