Un signo inequívoco de que el futuro, tal y como se proyectaba en los relatos de ciencia ficción, ya ha entrado en muchos hogares del mundo son los asistentes de

Share