Avanza pero no es suficiente. La función de RRHH sigue dividida entre el discurso de lo que quisiera -y debería hacer- y lo que realmente hace -o le dejan hacer-.

Share